Discovery Noticias

¿Quieres convertirte en líder? Mantén una apariencia saludable

El liderazgo está asociado a una imagen saludable

©Dr. Abdullah Naser/Creative Commons

Puedes quemar tus pestañas estudiando y sacar las mejores notas en tus exámenes, pero lo más probable es que no termines siendo líder cuando te toque trabajar en equipo. Bueno, al menos eso es lo que indica un estudio realizado recientemente en la Universidad de Ámsterdam que afirma que la clave del liderazgo está en la salud y no en la inteligencia. Así es: llegó el momento de darle espacio al ejercicio, regular las horas de sueño, ordenar las comidas, dejar de fumar y buscar una vida más relajada, entre otras conductas saludables, para dar con el perfil.

Brian Spisak, profesor del Departamento de Organización y Gestión,  y un grupo de colegas de aquella institución se dispusieron a revisar las preferencias que tienen las personas a la hora de elegir a un líder. ¿Analizaron la personalidad, los antecedentes académicos o la experiencia laboral? No, se centraron en los rasgos faciales que denotaban salud e inteligencia.

Según estos holandeses, la disposición y aspecto de las caras otorga mucha información sobre las personas. Por ejemplo, aquellos hombres y mujeres con personalidades serviciales o cooperativas tienden a tener rasgos más femeninos en sus rostros -por los niveles de estrógeno más altos-, mientras que las personalidades más agresivas están asociadas a caras más masculinas –por la mayor presencia de testosterona en sangre.

En el estudio en cuestión, 148 participantes tuvieron que elegir a un supuesto CEO y sus responsabilidades a partir de varias parejas de fotos de una misma persona. En cada uno de estos pares, una había sido retocada digitalmente para que el individuo se viera más inteligente y la otra había pasado por el mismo proceso para que denote un aspecto saludable. ¿Quién se quedó con el puesto en esta búsqueda laboral ficticia? La segunda foto.

La salud fue más solicitada que la inteligencia: 69 por ciento contra 31 por ciento. Las caras inteligentes primaron solo cuando se las relacionó con tareas diplomáticas que requieren cierta inventiva, como negociar nuevos acuerdos o explorar mercados emergentes en una potencial empresa.

“Esto explicaría por qué políticos o ejecutivos, personas que aspiran a cargos de liderazgo, invierten mucho tiempo y esfuerzo en mantener una buena apariencia. Para quienes quieran ser líderes, conservar un look inteligente les servirá en situaciones específicas, mientras que contar con una imagen saludable será más funcional a tales fines”, declaró Spisak.

¿Cuidas tu imagen, privilegias tu inteligencia o buscas mantener el equilibrio entre ambas?