Nuevas tendencias y oportunidades laborales para los hispanos

©Department of Foreign Affairs and Trade/Creative Commons

Hace pocos días un informe publicado en la revista USAToday reveló la brecha que existe en Estados Unidos entre la cantidad de hispanos graduados en informática y los que son empleados en el rubro: mientras que los blancos y asiáticos representan 47,7 y 43,4 por ciento de la fuerza laboral en empresas como Apple, eBay, Facebook, Google y Linkedin, la cifra se reduce al 3,2 y 1,8 por ciento entre hispanos y afroamericanos. 

Según el mismo estudio, uno de los problemas es la falta de enlace entre algunas universidades y las empresas encargadas de este tipo de contrataciones. Sin embargo, la tecnología no es el único rubro donde se registra esta brecha entre la fuerza laboral y la cantidad de hispanos contratados. A pesar de la apertura en áreas como la política y la educación, existen empleos que todavía no reflejan la diversidad de un país donde los hispanos ya representan el 17 por ciento del total de la población

Un caso es el de la policía, que demuestra un fuerte desequilibrio entre el origen de los agentes y el de las poblaciones a las que sirven. Por ejemplo en Texas, donde los hispanos representan el 30 por ciento de los habitantes, sólo 27 de un total de 231 efectivos corresponden a este grupo étnico. A pesar de esto, la brecha es inferior a la de años anteriores gracias al surgimiento de oficinas encargadas de mejorar los lazos con la comunidad: hoy departamentos como Miami Beach, Cambridge, Nueva Orleáns, Seattle y Washington cuentan con una policía más diversificada. 

Mientras que en áreas como la informática la escasez de personal hispano tiene que ver con una política de las empresas, en otras profesiones la disparidad se produce desde el ámbito educativo. Por ejemplo, son relativamente pocos los hispanos que estudian carreras relacionadas con las ciencias veterinarias: hacia 2010 sólo había en Texas 84 veterinarios de este origen contra 5.728 pertenecientes a otros grupos étnicos. Esto podría tener que ver con que los padres no alientan a sus hijos a seguir esta carrera porque es costosa y los salarios iniciales son más bajos que en cualquier otro tipo de formación en salud.

©Nic McPhee/Creative Commons

Servicio y construcción: Los trabajos frecuentes

De acuerdo al centro de investigación Pew, la mitad de los trabajadores hispanos se concentran en cuatro industrias: construcción, hotelería y gastronomía, comercio minorista y mayorista, y sector empresarial. La predisposición hacia estos empleos tiene mucho que ver con el acceso a la educación: según un reporte de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) presentado en octubre de 2013, del 36 por ciento de los hispanos que deja la escuela, la mitad percibe una remuneración por trabajos agrícolas, mantenimiento de jardines y tareas domésticas. 

©Dynamix/Freeimages

Desde The National Council of La Raza (NCLR), organización hispana por los derechos civiles en los Estados Unidos, explican que uno de cada cuatro hispanos (un 26 por ciento) trabaja en ocupaciones de servicio; un 21 por ciento en ventas y trabajos de oficina; un 16 por ciento en recursos naturales, construcción y empleos de mantenimiento; y un 17 por ciento en producción, transporte y movimiento de materiales.

En cuanto a los profesionales, la mayoría son maestros de escuelas, ingenieros, médicos, cirujanos y abogados. Parte de esto tiene que ver con las políticas estudiantiles de ciertas universidades que buscan atraer e incluir a este sector de la población: según la Asociación Hispana de Colegios y Universidades (HACU, por sus siglas en inglés) actualmente hay unas 210 instituciones que tienen más de un 25 por cientos de inscriptos hispanos, lo que se debe a los programas enfocados en sus culturas. 

Nuevas oportunidades profesionales

©Mish Sukharev/Creative Commons

A pesar de estas tendencias, lo cierto es que de a poco se van abriendo cada vez  más posibilidades para que los jóvenes hispanos puedan definir su propio camino laboral: además de haber un importante incremento en los inscriptos a la universidad -representando el grupo minoritario más grande en este tipo de establecimientos-, muchas empresas están empezando a valorar esta fuerza laboral: según la compañía de recursos humanos Lee Hecht Harrison, el 61 por ciento de los empresarios tiene la intención de convocar más hispanos en sus firmas.

Esto tiene que ver con que estos jóvenes por lo general son bilingües, requisito cada vez más necesario para empleos profesionales y administrativos. Además, diversificar el capital humano está siendo visto como una gran oportunidad para competir en una economía cada vez más global y llamar la atención de hispanos y otros inmigrantes.

¿Qué piensas de las fuentes de empleo para esta comunidad?, ¿coincides en que están surgiendo nuevas oportunidades?