Cómo influye la fecha de nacimiento en tu personalidad

La influencia de tu fecha de nacimiento en tu carácter

©Dafne Cholet/Creative Commons

Los astrólogos llevan un buen tiempo afirmándolo: la posición del sol, la Luna y las estrellas al momento del nacimiento tienen una influencia bastante trascendental en la personalidad de los individuos. Los científicos llevan décadas en la vereda opuesta -¿cómo dejar que algo tan importante como el carácter esté determinado por algo tan trivial como el movimiento de los astros?-, pero un estudio de la Universidad de Semmelweis le ha otorgado un guiño a todos los adeptos a la astrología.

Esto resulta importante especialmente si tenemos en cuenta que los hispanos suelen ser los más longevos de Estados Unidos –viven en promedio 81.4 años frente a 78.8 años de las personas de raza blanca no hispánicas-: saber cómo su personalidad se ve influenciada por los astros podría ayudarlos a evitar posibles afecciones y a mejorar su calidad de vida.

La húngara Xenia Gonda, quien estuvo a cargo de esta investigación, tomó la estación del año en que se produce el nacimiento de cada individuo como una variable clave. Por otro lado, también consideró el Desorden Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés), un tipo de depresión que se manifiesta mayormente en otoño e invierno –estaciones en las que las horas de luz solar diarias son menores que en la otra mitad del año.

“Diversos estudios bioquímicos demuestran que las estaciones tienen su efecto en la emisión de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina. Esto nos llevó a considerar que el momento del año en que se nace puede producir determinadas condiciones a largo plazo”, apuntó Gonda. Además, explicó cómo fue que realizaron este trabajo: “Analizamos a 400 estudiantes de distintas edades de universidades húngaras. Tuvimos en cuenta cuándo habían llegado al mundo y les realizamos algunas preguntas de rigor para conocer sus personalidades y realizar generalizaciones”.

Las tendencias que surgieron como resultado luego de las encuestas y el cruce de variables fueron las siguientes:

  • Quienes nacieron en verano presentaron personalidades más hiperactivas que las del resto, pero con bastante predisposición a la ciclotimia y a los cambios en los estados de ánimo.
     
  • Los nacidos en otoño demostraron muy poca predisposición a los estados depresivos.
     
  • Para los que cumplen años en invierno, los resultados arrojaron que son los menos irritables.
     
  • En primavera nacieron los más “híper rítmicos”, es decir, quienes se presentaron más positivos que el resto de los casos estudiados.

El estudio, si bien fue realizado dentro del marco húngaro, puede servir como puntaíé inicial para investigaciones posteriores que tomen los factores climáticos y astrológicos como herramientas útiles a la hora de desentrañar el comportamiento humano y procurar a las personas una mejor calidad de vida. 

¿Tú qué opinas sobre este tema? Cuéntanos en los comentarios debajo.